INSENSIBILIDAD ENÉRGICA - Cúspide de la aberrante humanidad